Central Clasista: Surge una nueva alternativa al sindicalismo chileno

En Chile, l@s trabajador@s tienen un nivel organizativo preocupantemente bajo, ya que sólo el 20% de ell@s se encuentra afiliado a un sindicato, favoreciendo con esto la desorganización de la fuerza laboral en beneficio del privado, que gracias a su complicidad con el Estado perpetúan las condiciones indignas: sueldos bajos, mala infraestructura, incumplimiento de contratos, despidos injustificados, discriminación, además de la desprotección de la salud y educación que son concebidos como bienes de consumo en vez de necesidades.

La reforma laboral impulsada por el gobierno de la Nueva Mayoría, ideada por la patronal y avalada por la CUT, han hecho retroceder los pocos derechos laborales que lograron alcanzar l@s trabajador@s a través de años de lucha. Esto ha llevado a que l@s trabajador@s busquen y levanten una alternativa de organización que defienda sus intereses.

La Central Clasista de Trabajadoras y Trabajadores es una propuesta de distintas organizaciones sindicales que vienen organizando varios años la Marcha Clasista del Día del Trabajador. Isolina Acosta, dirigenta del SINTRAC (Sindicato Interempresarial de Trabajadores Contratistas y Subcontratistas), Esteban Hidalgo de la CGT (Central General de Trabajadores) y Leandro Torchio de la UCT (Unión Clasista de Trabajadores), miembros de la mesa organizadora de la Central Clasista, cuentan objetivos y perspectivas de esta nueva herramienta del mundo sindical.

Izquierda a derecha: Leandro Torchio, Yolanda Henriquez, Esteban Hidalgo, Andres Troncoso, Isolina Acosta.

¿Podrían realizar un balance de los movimientos y organizaciones sindicales en la coyuntura previa al 1º de Mayo?.

Esteban: Nosotros tenemos una visión bastante crítica de lo que ha sido el movimiento sindical desde el retorno a la democracia. Hay más de un 80% de trabajadores que no participan en organización sindical alguna y eso es un llamado de alerta para nuestros compromisos de intentar llegar a esa masa obrera, a esos compañeros, para crear sindicato, negociar colectivamente y fomentar el cambio social que tanto esperamos.

Isolina: Nosotros somos un sindicato que viene del mundo del subcontrato, que lamentablemente a aumentado en Chile por lo tanto con esto aumenta la precariedad de las condiciones de trabajo, especialmente en las áreas de aseo, áreas verdes, en el campo… ahí también se ve la explotación con el hermano migrante. Por lo tanto no es tan positivo el balance que hacemos, pero por otro lado vemos crecer la organización obrera, crecer los sindicatos debido a las difíciles condiciones en que estamos los trabajadores de Chile. El enorme abuso que existe ha hecho que innumerable cantidad de trabajadores empiecen a organizarse.

Leandro: Nosotros vemos que los trabajadores están en crisis, nuestro peso es nulo en el país. Aquí los empresarios y las transnacionales hacen lo que quieren, imponen las leyes y responden con represión. Hay muy pocos trabajadores organizados, ya no se reconocen colectivamente como una clase social, creen que son un individuo que se las arregla solo bajo esta idea de los “emprendedores”. Nuestra respuesta es la Central Clasista para ponerle un freno a esto, porque la injusticia es cada vez mayor y lo que hace la CUT es insuficiente, se convierten en parte del problema. Proponemos una Central Clasista que empiece a defender los derechos de los trabajadores partiendo por la solidaridad mutua, que exista una hermandad entre nosotros, apoyándonos en las demandas, yendo a todas las huelgas… así mostraremos a los que ya no creen en nada que si es posible un sindicalismo distinto.

Marcha-1-Mayo-clasista-Juan-Pablo-Jimenez
“Verdad y Justicia” cartel de Juan Pablo Jimenez en la marcha clasista

¿Cuáles son sus estrategias para llevar al polo social la necesidad de generar primero un proceso colectivo para luego poder avanzar como individuo?

Esteban: La primera tarea es la señal de unidad que estamos entregando, asumiendo que existen dos clases sociales en Chile. Una, la de los explotadores que es la minoría y la otra de los explotados, que somos nosotros, cualquiera sea el trabajo que realicemos. Entonces, como explotados vemos la necesidad de organizarnos para dar una señal a la clase obrera que sólo a través de la organización podremos avanzar en las conquistas sociales que merecemos. Para eso es importante la perseverancia y el compromiso constante de los dirigentes sociales y de quienes debemos estar con la clase buscando los mecanismos para sacarla de la comodidad del sillón.

Isolina: La estrategia tiene que ver con dos cosas. Una tiene que ver con el tipo de sindicalismo que nosotros consideramos sindicalismo clasista, porque si nosotros seguimos apostando a un sindicalismo que sea funcional al sistema capitalista, lo que termina siendo, es haciendo la pega de recursos humanos de la empresa. Así, nunca vamos a conquistar la conciencia de los trabajadores. El segundo elemento es que como Central debemos recoger las aspiraciones de nuestros compañeros y compañeras. Nosotros somos la clase trabajadora, por lo tanto cada uno de los problemas que tiene nuestro pueblo, también son parte de la Central. Nosotros también necesitamos una vivienda, también tenemos problemas con el agua, con la luz, también tenemos problemas con el derecho a la salud, con el derecho a la educación, entonces nada de eso es ajeno a nuestras vidas, por lo tanto, no es que la Central Clasista sea solo de los temas de los trabajadores como tal, sino que efectivamente, nuestra estrategia es mucho más amplia, porque tiene que ver con construir un pueblo social que efectivamente luche por estas grandes demandas.

¿Cuáles son los objetivos a mediano o largo plazo que proponen como Central Clasista?

Leandro: Esperamos este año poder aunar al máximo de sindicatos, federaciones y asociaciones que tengan una misma visión para poder hacer el congreso fundacional de la Central Clasista. Junto con eso, tenemos la idea de que esta central va a tener una política de alianzas con distintos sectores sociales y populares que también tengan un sentimiento anticapitalista, dispuestos a luchar juntos para construir la fuerza que nos permita a los trabajadores imponer las condiciones de vida digna y justa que como central buscamos.

Marcha-1-Mayo-clasista-Estudiantes
Estudiantes Arcis entregando el apoyo a Cristian García

Si hiciéramos esta entrevista en uno y cinco años, ¿Que temas saldrían?

Isolina: En un año deberíamos estar con la central constituida. Queremos tener una participación activa en regiones, porque creemos que cada región tiene su particularidad, tiene demandas propias y eso lo deberíamos estar discutiendo nosotros también.

Esteban: Como se está dando hoy, evolucionamos desde el punto de vista social pero involucionamos desde lo humano. Nos enseñan a ser cada vez más individualistas y despreocupados de las necesidades del otro, nos conformamos con el show de la tele, con la Teletón… celebrando a Luksic por entregar 1200 millones de pesos. Ridículamente en un año se estará discutiendo si nos dieron las 7 lucas del confort… nosotros vamos a estar preocupados de cómo está nuestra central.

Marcha-1-Mayo-clasista-CUT
Rayado en Plaza Los Héroes lugar de convocatoria de la marcha de la CUT

Recientemente se vivió la huelga de tripulantes de cabina de LATAM, lucha que no es necesariamente por mejoras salariales, sino que por condiciones laborales más dignas. ¿Creen que se está dando algo parecido en otros sindicatos?

Esteban: La huelga de LATAM no es tan diferente a las que sufrimos en distintos gremios, sólo que esta es más mediática por lo que genera, si vemos las notas de prensa se centran más en las consecuencias que en las razones de la huelga. Lo que nos preocupa es que hoy la empresa se acoge a la nueva reforma para cuestionar la bajada de la huelga por aceptar una propuesta “fuera de plazo”. Con la ley anterior los trabajadores podían aceptar la última propuesta en cualquier momento, ahora los trabajadores en huelga ¿Están obligados a seguir en huelga?.

Isolina: Finalmente la reforma laboral que vociferaba el gobierno de la Nueva Mayoría, que potenciaría la organización sindical, en los hechos se revela potenciando lo individual por sobre lo colectivo. La huelga de LATAM sienta un precedente para las futuras negociaciones colectivas si la dirección del trabajo falla en favor de la empresa. Porque se estaría demostrando a los trabajadores que la reforma de la Nueva Mayoría que tanto celebró la CUT no defiende los derechos de los trabajadores, sino que les quita su condición de seres humanos convirtiéndolos en máquinas de producir, no importa cuáles sean sus necesidades como ser humano. Es por eso que nace la Central Clasista, para representar a los trabajadores y trabajadoras que se mantienen en condición de explotación y que no tienen la asesoría para organizarse, en vez de estar sumidos en nuestras propias luchas nos nace la necesidad imperiosa de luchar juntos.

Manifestantes con carteles de Lenin y Recabarren

¿Cuál es el nivel de sindicalización y las problemáticas que enfrentan las mujeres y las disidencias sexuales entendiendo que el mundo del sindicato se concibe masculino?

Andrés Troncoso: Es un trabajo pendiente dentro del sindicalismo, creo que el hecho de preguntarle a cualquier persona por su condición sexual, para nosotros está en segundo plano, pero lamentablemente estamos inmersos en una sociedad en la que sí importa. Incluso más que el nivel intelectual. Por eso es una tarea pendiente en el mundo sindical, hemos tratado de avanzar pero son tareas que compañeros y compañeras dejan atrás, fallando a veces en vocabulario. En el mundo de las faenas se da mucho aún la talla del “maricón”. Es una tarea difícil aún en el mundo sindical, las dirigencias son en su mayoría hombres.

Isolina: Y esos temas no significan ninguna preocupación para ellos, en cambio nosotras acá somos muchas dirigentes mujeres que vivimos eso dentro de los Call Center, también en el retail y recogemos esas demandas como cualquier otra de nuestra organización sindical y así lo hemos enfrentado. Pero nos hemos encontrado con muchísimas organizaciones sindicales que para ellos no asumirlo no les significa ninguna irresponsabilidad o falencia. Sino que simplemente lo desconocen.